Casi todos los varones experimentan ansiedad en alguna ocasión respecto al tamaño o aspecto de su miembro viril. En la mayoría de los casos, las preocupaciones de esta naturaleza suelen desaparecer, pero algunos hombres continúan con una cierta obsesión que les plantea problemas. De hecho, algunos hombres evitan las relaciones sexuales y dejan de practicar deportes y otras actividades en las que otros puedan contemplar su cuerpo desnudo.

Las personas obesas desarrollan una capa de grasa en la región púbica en la que el pene en reposo tiende a hundirse.

La técnica más común para el alargamiento del pene consiste en cortar el ligamento suspensorio y aplicar procedimientos de cirugía plástica complementarios para recubrir la extensión del miembro. En algunos casos se utilizan técnicas convinadas con liposucción para obtener mejores resultados.

En el caso del Engrosamiento también son varias las técnicas, siedo la infiltración de la propia grasa del paciente una de las más habituales mediante una lipotransferencia.

En cualquiera de los casos será siempre el cirujano quien tras un exaustivo examen y diagnostico le explicará cual es la técnica más recomendada para su caso y los resultados que obtendra, siendo satisfactoros en todos los casos.

 


 

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar