Son muchas las razones por las que pueden formarse cicatrices. Infecciones, cirugía, lesiones o inflamación del tejido son algunas de las causas. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y pueden variar según sean planas, abultada, hundida, coloreada, hipertrófica, queloide y que provoquen dolor o picazón.

El procedimiento para tratarla y reducirla será determinado por el cirujano tras su diagnóstico basándose en la edad, estado general de salud e historia médica del paciente, severidad de la cicatriz, tipo, tolerancia ciertos medicamentos, expectativas, condición y lugar donde se encuentra la cicatriz.

Una vez valoradas todas estas cuestiones el cirujano le explicará cual es el tratamiento más adecuado para su caso. No obstante, el tratamiento solo mejora la apariencia de la cicatriz pero no la borra por completo.

 

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar