El Botox o la Toxina Botulínica es una neirotoxina que se elabora a partir de una bacteria llamada Clostiridium Botulinium y que se inyecta en pequeñas cantidades en los músculos del rostro para relajarlos y prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suavizar las que ya existen (estáticas).

Además de aplicaciones estéticas y para la corrección de la hiperhidrosis (exceso de sudoración), la Toxina Botulínica se emplea en otras especialidades médicas para el tratamiento de estrabismo, tics, espasmos musculares, dolor lumbar, ciertos tipos de migrañas o fibromialgia reumática.

El Botox se aplica habitualmente en pocos minutos y una vez finalizado el procedimiento, el paciente podrá regresar a su vida normal

botox

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar